NUESTRO RETO ES TU SALUD, NUESTRA ILUSIÓN... TU FELICIDAD

Cualquier patología, dolencia o lesión... juntos podemos mejorar tu salud y calidad de vida.
No dudes en llamarnos y comentarnos tu problema: 91 328 80 50
Calle Sierra de Cuerda Larga, 12
28038 - Madrid
Esquina Puerto de Cotos
(junto a Centro de Salud Nueva Numancia)
La Fisioteka en Google Maps

Horario:
Lunes a Viernes de 10 a 14 y de 17 a 21
Sábados de 10 a 14

lunes, 10 de noviembre de 2014

COMO PASAR DE CORRER 5 A 105. EL PROBLEMA SON LOS 100 DEL MEDIO… by Carlos Sanz Alonso (@csalonso)

Buenos días Familiateka:

En nuestro afán por acercaros la esencia del "todo es posible",
hoy contamos con la aportación de un amigo y paciente de La Fisioteka,
miembro de nuestro club Team Sport Spirit y prolífico bloguero
(sigue su nueva andadura 2.0 en charlialonso en tumblr)

Espero que disfrutéis con la lectura.


COMO PASAR DE CORRER 5 A 105.
EL PROBLEMA SON LOS 100 DEL MEDIO…

Allá por el 2009 era un tipo sedentario que andaba por los 87kg. A pesar de haber hecho deporte toda la vida los últimos años habían sido nulos deportivamente hablando. Al volver a jugar al baloncesto, en el primer entrenamiento me di cuenta que si al recorrer 2 canchas corriendo estaba al borde del infarto, mi estado físico dejaba bastante que desear…
Qué es lo más fácil para ponerse en forma? Correr. Y supuestamente es así, lo complicado es hacerlo bien, progresar en la medida de las posibilidades y limitaciones de cada uno (atención a esto último) y no dejarse las rodillas en el intento. Así que en ello me puse, tenía un recorrido medido de unos 4,8km al lado de casa y varias veces a la semana los recorría con más pena que gloria. Hasta que un día empiezas a dominar esa distancia, cada vez la haces en menos tiempo y acabas sin ganas de que te rematen…y un amigo que ya corría me comenta la posibilidad de inscribirme a una carrera corta, y sin pensarlo demasiado me vi participando en la Legua de Tielmes (5,8km). Al llegar a la carrera lo primero que pensé es que terminaría el último seguro. 34 minutos y medio después no solo no era el último sino que incluso había adelantado a algunos…4 años después completaba la misma carrera en escasos 22 minutos.
Subidón de moral, y como no hay nada más peligroso que un tonto motivado me pongo a entrenar como loco, el siguiente objetivo era correr una de 10km, así que empecé a intentar las dos vueltas al recorrido, al principio andando gran parte de la segunda vuelta para poco a poco andar menos y poder completar las dos vueltas corriendo.  Al tiempo que iba ganando km iba perdiendo kg, lo cual ayudaba a ganar km y a su vez perdía más kg…la evolución iba muy rápida, iba participando en carreras, metiendo más km…y por supuesto nada de respetar tiempos de descanso, depurar la técnica de carrera, atender y cuidar dolores y molestias…para qué?
Inevitablemente si haces las cosas mal llegan las lesiones. Creo que en pocos meses tuve todas las –itis posibles, que mataba a cañonazos a base de antiinflamatorios a chorro. Cuando llegó la tendinitis del rotuliano pensé que se solucionaría igual. Error. Entré en la dinámica de darme crema de calentamiento para poder correr y acabar con hielo y antiinflamatorio todos los días que entrenaba. Así durante algunos meses, hasta que directamente dolía al bajar simplemente las escaleras del metro.  El diagnóstico: tendinosis del tendón rotuliano y condropatía nivel 2 (en las 2 rodillas).
Frenazo en seco, me prohíben correr (aunque algún escarceo tonto cae) y durante 8 meses y medio no hago más que rehabilitación, algo de bicicleta suave (no había montado en 30 años) y horas y horas de ejercicios en casa que no daban los resultados esperados. Unas sesiones de EPI (electrólisis percutánea intratisular) me dan algo de luz y parece que en el día a día van dejando de doler…cuando me dicen que puedo volver a trotar no me lo creo del todo, 3,5km que me supieron a gloria y a día de hoy todavía recuerdo. Sigo con los ejercicios, aumentando km muy despacio y parando el tiempo necesario a la mínima molestia, cuidándome con algún masaje de descarga de cuando en cuando y consigo participar en una carrera de 5km en la que hago un tiempo pésimo pero no hay dolor…
Desde entonces no paré de evolucionar, dando un salto importante en el 2011, en el que completé dos medias maratones, me estrené en carreras de montaña y acompañé a un amigo en la Maratón de Madrid completando 31km, acabé muerto pero convencido de que al año siguiente la haría completa y con dorsal. Imprescindible ese año fue el trabajo de fuerza, metiendo un día de gimnasio a la semana y vigilando y tratando las molestias en cuanto aparecen.
Y así en el 2012 cayeron 5 medias maratones de asfalto, una media de montaña y completé la Maratón de Madrid en 3h45’, así como 15 carreras más de distintas distancias en montaña y asfalto. Año muy bueno.
Tocaba reafirmarse en el 2013, fueron otros 23 dorsales, incluyendo una nueva Maratón de asfalto, estreno en Maratón de montaña, 4 medias de asfalto y montaña y el primer escarceo con la ultradistancia, los 100km de la Madrid-Segovia.
Me habían hablado de esta carrera muy bien y la verdad es que todas las opiniones eran buenas a todos los niveles (organización, recorrido) y allí que me lancé. Creo que la preparé bien a nivel físico, no tuve ningún tipo de molestia muscular ni cansancio pero dejé de lado el cuidado de los pies, y las ampollas y heridas que llevaba en el km 65 eran importantes. Tocó cubrir los 35 km restantes andando y penando como nunca lo había hecho ni volveré a hacer, el pisar mal a causa de las ampollas hizo que se me cargaran hasta las pestañas. 15h después de salir de Pza. Castilla llegaba a Segovia literalmente molido…
Este año era uno de los objetivos, junto con el GTP80K, carrera en la que no llegué a tomar la salida por mini-lesión (no grave, pero a una carrera de 80km con 7000m de desnivel acumulado tienes que ir al 100%) y la completé en 13h50’. Para el año que viene tocará rebajar ese tiempo.
También ha caído una Maratón de montaña y dos Maratones de asfalto, así como 4 medias maratones de asfalto y 2 de montaña, y dorsales varios en distintas distancias y terrenos. La intención es seguir evolucionando y aprendiendo mientras el físico acompañe, sin más misterio que hacer las cosas con pausa y acorde a la medida de mis posibilidades, que no son nada del otro mundo, en cuanto me paso de revoluciones e intento quemar etapas más rápido de lo normal aparecen los dolores y las molestias, que por suerte ya sé detectar a tiempo, parar y recurrir al fisio, lo que me ha ayudado a no parar casi en tres años (la molestia previa al GTP).
Todos tenemos nuestro ritmo, nuestras pequeñas taras de las que tenemos que ser conscientes, y nuestra velocidad de evolución, que irá condicionada por nuestro estado de salud y por el estilo de vida en los años previos.

Y mucho cuidado con la avalancha de motivación que estamos sufriendo últimamente,
ojo a las frases tipo “cualquiera puede hacerlo”,
que no dejan de ser verdades a medias.
CASI cualquiera puede hacer CASI cualquier cosa que se proponga
siempre y cuando se den unas circunstancias y se haga correctamente.
No subestimemos la capacidad de nuestro cuerpo,
pero sobre todo no la sobreestimemos.


Muchas gracias por tu artículo Charli, como siempre un placer.
Gracias amigo.


Todo aquel amig@ de La Fisioteka que tenga algo interesante que contar
y pueda servir de ayuda a otros lectores,
poneros en contacto por cualquier "canal" y os lo publicaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario